Infomed

5 DE JUNIO. DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE

Archivado en las categorías:
[Versión para imprimir][Recomendar a otros][Versión PDF]

5 DE JUNIO. DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE.

”Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos”

Por: Prof. MsC. Reynel A. Llanes Belett

La energía es uno de los recursos que por sus características está presente en el manejo de todos los demás. Todo proceso o actividad natural o artificial supone un intercambio de energía.

Se estima que, con los recursos y el consumo actual, no podemos seguir disponiendo de energía más allá del año 2 400. Se trata de una realidad por los datos conocidos.

Desde el punto de vista socioeconómico podemos analizar lo siguiente, los americanos del norte (5% de la población mundial aproximadamente) consumen el 25% de la energía total disponible; los europeos (9% de la población mundial) consumen el 16.5%. Por otra parte en el lado contrario, los países menos desarrollados (69% de la población mundial) sólo consumen el 32%. Sobran los comentarios.

El sistema energético mundial actual sigue basándose en los combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) con una contribución del 85% en la cesta de energías primarias. Está claro que esta situación no se puede mantener para siempre y que hay que recurrir, cada vez más, a las energías renovables, inagotables, más limpias y que han de ser la base del sistema económico del futuro y la garantía de la salud mundial.

Sin embargo hoy día sigue siendo muy importante la ubicación de estos recursos de capital importancia no sólo para el sistema energético actual sino para el conjunto de la economía mundial.

El Carbón. Sigue siendo el más abundante. Su principal aplicación sigue siendo la producción de energía eléctrica en grandes centrales, cuyo principal inconveniente es el fuerte impacto ambiental con la emisión de gases de invernadero y sustancias químicas que dan lugar a la lluvia ácida. Otro gran inconveniente es que, por el tamaño y características de las centrales, se desperdician las dos terceras partes de la energía primaria consumida.

El Petróleo. Es la fuente energética primaria de mayor consumo, sobre todo para el transporte, aunque también se emplea en la producción de energía eléctrica. Oriente Medio, con el 65,8% de loa recursos, está muy poco poblado y las apetencias económicas de los que controlan el sistema está ya más que satisfechas. También la distribución de las refinerías no coincide con la de las reservas. Como es bien sabido, una de las causas principales y más aparatosas del impacto ambiental originado por el sistema energético está relacionada con el transporte por barco. El transporte a base de oleoductos también entraña riesgos, al ser susceptibles de sabotajes.

Los inconvenientes más importantes son la contaminación ambiental y su escasez, lo que debería ser razón definitiva para su economía y sustitución por otras fuentes energéticas menos contaminantes y más abundantes.

La sustitución por la fuente nuclear, presenta otros problemas incluso más graves. La sustitución por el gas natural también es una fuente tan escasa como el petróleo o el uranio y aunque sea menos perjudicial al medio ambiente.

El Gas Natural. El predominio lo tiene Europa del Este con el 40% de las reservas conocidas. Este gas, en su mayor parte es metano CH4, con un alto contenido de hidrógeno, por lo que sus residuos cuando reacciona con el oxígeno en la combustión contienen menos CO2.

En cualquier caso es el más adecuado de los combustibles fósiles para, en sistemas mixtos con energías renovables, como la solar y la biomasa, ir cambiando la estructura del sistema energético mundial hacia la única situación de futuro verdaderamente sostenible, que es la basada en las energías renovables como fuente energética de base.

El Uranio. En el manejo de esta energía por el uso de la fisión nuclear como base para la obtención de energía eléctrica, interviene la radiactividad con todas sus condicionantes y riesgos. También existe la dificultad de la eliminación de los residuos aun no resuelta. Por otra parte los accidentes hasta ahora ocurridos han puesto de manifiesto la dificultad de su control, influyendo sus efectos en extensas áreas alejadas del lugar en que se produce el accidente.

Por ellos, la producción de energía eléctrica por este procedimiento pone en riesgo a todo el planeta, por lo que en estos momentos la población más informada se opone de manera decidida a esta forma de producción de energía eléctrica. En este sistema se “tiran” al medio ambiente cantidades importantísimas de energía, ya que por el tamaño tan grande de las plantas, (1,000MW) impide el aprovechamiento del calor que se tiene que ceder al entorno. (2,000MW).

¡PROTEGE TU CASA!usa Energías renovables.

La energía Solar. Cuando se habla del recurso solar hay que tener en cuenta varios factores, negativos y positivos: La inversión de las instalaciones solares son costosas inicialmente, debido a que deben tener una superficie grande (con gran cantidad de materiales constructivos) para poder transformar la radiación solar en energía útil, ya que esta radiación llega al suelo con densidades bajas.

La energía de la radiación solar es muy elevada (93%), lo cual permite que las transformaciones en cualquier otra forma de energía tengan altos rendimientos.

La disponibilidad debida a la aleatoriedad del recurso es mayor que la de otras energías renovables (eólica, por ejemplo).

La durabilidad del recurso es prácticamente infinita, por lo que a largo plazo, es el recurso energético más abundante y el único en el cual se puede confiar para un futuro sostenible.

Desde el punto de vista ambiental, es evidente que la utilización de la energía solar como fuente energética no produce impacto alguno, aunque, desde luego, la construcción de los dispositivos de transformación sí lo produce, al igual que ocurre con las energías convencionales.

La Biomasa. La leña es el recurso biomásico más empleado y el que presenta mayores problemas de cara al futuro. Parece ser que el 50% de los árboles que se talan en el mundo se emplean como combustible para cocinas y calefacción. Esta situación está coadyuvando  de manera importante a la deforestación y a la desertificación del planeta.

De los llamados biocombustibles hay que hacer referencia a los dos más importantes: el bioalcohol y el biodiesel. El primero se trata de la producción por fermentación alcohólica, normalmente, a partir de excedentes de la industria agroalimentaria), de alcoholes que se emplean como carburantes. Se pueden utilizar solos o en mezcla con gasolina convencional, llamándose en este caso gasohol, que se viene utilizando en Brasil para el uso de vehículos automóviles equipados con motores especialmente diseñados para el uso de estos combustibles. El segundo consiste en el aprovechamiento para motores Diesel, de un éter metílico obtenido por la esterificación de aceites vegetales, en particular de colza o de girasol.

La energía Eólica. Esta forma de energía renovable es una de las que más importancia ha tenido en el desarrollo de la Humanidad, antes de la aparición de las máquinas térmicas. La navegación a velas, los molinos de viento, supusieron grandes avances tecnológicos que permitieron al ser humano disponer de potencias varias veces superiores a la propia (100 W) y a la de los animales (un caballo, 736W). Un molino de viento o un barco de velas desarrollaban potencias de varios kilovatios (1,000W) dependiendo, lógicamente, del tamaño.

En el siglo pasado, había millones de molinos de viento acoplados a bombas de agua empleadas en explotaciones rurales.

La aplicación más desarrollada, como ya hemos indicado, es la asociación de generadores para constituir lo que llamamos “parques eólicos”, con potencias globales que suelen estar en el orden de las decenas de MW y en algunos casos, centenas.

Cuba. UN ESFUERZO NACIONAL

La Revolución Energética se llevó a cabo en Cuba durante el año 2006 y tuvo como pilares esenciales el ahorro, la eficiencia energética y el fomento de fuentes renovables de energía.
A partir de entonces, nuestra Patria ha sido capaz de reemplazar más de nueve millones de bombillas incandescentes y por encima de tres millones de efectos electrodomésticos que consumían gran cantidad de energía. Con ello se han ahorrado casi 400 millones de dólares y se han dejado de emitir aproximadamente 1,2 millones de toneladas de CO2 por año.

El plan de ahorro está centrado en la sustitución inmediata y masiva de una serie de artefactos y equipos bastante antiguos e ineficientes que están disminuyendo tremendamente el consumo por domicilio, comercio e industria.

Lo más importante en este programa es su carácter autosustentable ya que con el mismo ahorro se paga la inversión muy rápidamente. Además se arreglaron postes eléctricos y cables de alta tensión para la distribución de la electricidad, se instalaron nuevos generadores y esto hizo que fueran mucho menos comunes los apagones.

De tal suerte que Cuba se convirtió en el primer país del mundo en sustituir las bombillas incandescentes por las de bajo consumo, ejemplo seguido después por otros países como Australia o Venezuela.

Sustituir paulatinamente las centrales termoeléctricas ineficientes y transformar el patrón tradicional de generación, con menor consumo de combustible, es el objetivo principal del programa energético cubano.

También la educación ambiental hacia toda la población para un uso racional de los recursos se ha llevado a cabo combinada con todas estas medidas. A lo que se agrega otras acciones, las cuales constituyen una verdadera revolución energética, que suponen una voluntad política tendente al uso racional y eficiente de la energía, beneficios para la economía y para la vida sustentable del planeta.

¡UTILIZA SOLO LO QUE NECESITAS!

¡PIENSA EN UN MUNDO DONDE PUEDAN VIVIR TUS HIJOS!

Fuente:

Morales Gómez, Ing. Belkis, Material impreso.
 

Desarrollado por Drupal, un Sistema de Gestión de Contenidos (SMS) de recursos abiertos (open source).