Infomed

Esperanza de vida ajustada por asma

Archivado en las categorías:
[Versión para imprimir][Recomendar a otros][Versión PDF]

Dr. Armando H. Seuc,1 Dra. Emma Domínguez2 y Dra. Vilma Hidalgo3 Resumen l asma es una de las enfermedades crónicas "no transmisibles" de mayor impacto por su morbilidad y mortalidad. En Cuba, con respecto a la morbilidad su impacto no se ha cuantificado en un único índice que tenga la severidad relativa del asma, es decir, su impacto sobre la calidad (y cantidad) de vida a la que aspiramos socialmente. La esperanza de vida ajustada por discapacidad (EVAD) es un indicador relativamente reciente que permite cuantificar el efecto de la morbilidad por cualquier enfermedad, en particular el asma, sobre la esperanza de vida. En este grupo se calculó la EVAD para el asma en los años 1990, 1995 y 2000, lo que facilita el estudio comparativo del impacto de la morbilidad por esta enfermedad entre hombres y mujeres, y a lo largo del período abarcado por estos tres años. DeCS: ASMA/epidemiología; MORBILIDAD; ESPERANZA DE VIDA; CALIDAD DE VIDA. Los indicadores resúmenes del estado de salud de una población deben integrar adecuadamente la carga asociada a la mortalidad así como la asociada a la morbilidad a causa de las distintas enfermedades y condiciones patológicas existentes. Esta aspiración ha sido objeto de atención de la comunidad internacional por más de 30 años.1 En Cuba esta temática ha sido también motivo de preocupación en los últimos años, aunque la respuesta en ocasiones no ha sido la más adecuada.2 Una de las principales enfermedades crónicas "no transmisibles" en Cuba y en otras regiones del mundo es el asma.4-8 La carga por morbilidad asociada al asma se ha cuantificado usualmente mediante las tasas de incidencia o prevalencia desglosadas por edad y sexo, las cuales no permiten medir el efecto negativo de esta enfermedad sobre la calidad y cantidad de vida a la que aspiramos socialmente. En el presente trabajo se pretende resolver la limitante señalada calculando la esperanza de vida ajustada por discapacidad (EVAD) para el asma en los años 1990, 1995 y 2000.3 La esperanza de vida resultante de este ajuste cuantifica el efecto negativo del asma y modifica convenientemente la esperanza de vida usual bruta (no ajustada) en la cual solo se toma en cuenta la cantidad de años vividos hasta la muerte, independientemente de la calidad de esos años. Esto permite, de una manera sencilla, evaluar la tendencia general de la carga negativa de esta enfermedad entre distintos grupos en un momento determinado (por ejemplo, hombres y mujeres), y a lo largo del tiempo (en este trabajo el decenio de 1990 al 2000). La esperanza de vida se calcula siempre en un determinado contexto socioecológico de salud generalmente real, pero en ocasiones imaginario,9 el contexto en el cual se aplicó e interpretó la EVAD es esencialmente imaginario en el sentido de que se plantea una situación irreal en la que toda la pérdida de calidad de vida en una población es atribuible a la morbilidad por una única enfermedad: el asma. Discusión El efecto negativo de la morbilidad por asma sobre la esperanza de vida ha aumentado a lo largo del período estudiado (1990-1995-2000); por ejemplo, para edades de menos de 1 año la pérdida (relativa) de esperanza de vida ha aumentado en cerca de 4 veces de 1990 al 2000. El efecto negativo de la morbilidad por asma fue ligeramente mayor en las mujeres que en los hombres, en los tres años estudiados. Según datos de la Comisión Nacional de Asma, la prevalencia de esta entidad es mayor en los hombres hasta los 25 años y a partir de esa edad, el sexo femenino resulta el más afectado. El efecto negativo de la morbilidad por asma sobre la esperanza de vida mostró tendencia a disminuir con la edad en cada uno de los tres años estudiados. Se observó por ejemplo que en el año 2000, la carga (diferencia relativa) atribuible al asma para varones menores de 1 año era 1,5 veces la carga para edades de 65 y más (tabla 3). La carga de la morbilidad por asma a lo largo del decenio estudiado mostró tendencia a aumentar para todas las edades, en particular para las edades más jóvenes. El aumento de la carga de la morbilidad por asma para los hombres de 60 a 64 años pudiera estar relacionado con un sobrerregistro de esta entidad, a expensas de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas que incrementan su frecuencia en este período de la vida. Por otro lado, el descenso relativamente brusco de esta carga para el grupo de 25 a 59 años puede estar en correspondencia con el hecho de que, según datos de la Comisión Nacional de Asma, este es el grupo de edad en que persiste un mayor subregistro de la enfermedad. El análisis antes expuesto tomó en consideración los siguientes supuestos hechos en este trabajo: Los resultados de la EVAD para asma presentados no se han ponderado por edad ni tienen descuento en el tiempo, lo cual es la práctica usual en el cálculo de este indicador. La adopción de la misma severidad utilizada por Murray y López en The Global Burden of Disease, 1990,12 para el asma que, aunque puede afectar la relevancia nacional de los resultados obtenidos, hace posible su comparación con los resultados obtenidos en otros países y regiones del mundo. Cuba no cuenta aún con su propia valoración acerca de la severidad para el asma, lo cual deberá ser objeto de atención por los investigadores en el futuro cercano. Los resultados obtenidos dependen de la confiabilidad de los datos de prevalencia de asma utilizados, tomados de los Anuarios Estadísticos de Salud de la DNE -MINSAP de 1990, 1995 y 2000.4-6 Los datos de prevalencia en estos anuarios son de pacientes dispensarizados y se reconoce que un determinado grado de subregistro puede estar presente en los mismos.

Desarrollado por Drupal, un Sistema de Gestión de Contenidos (SMS) de recursos abiertos (open source).