Infomed

Afecciones cardio-respiratorias asociadas a las toxicomanías en pacientes del Centro de Salud Mental de Playa.

Archivado en las categorías:
[Versión para imprimir][Recomendar a otros][Versión PDF]

Afecciones cardio-respiratorias  asociadas a las toxicomanías en pacientes del Centro de Salud Mental de Playa.

 

Autor:   Dr. Rafael Ángel Frías Pita. Master en urgencias médicas. Especialista de Segundo Grado de Medicina Interna. Investigador agregado.Profesor auxiliar.

 

Resumen:

 
Introducción: Las funestas consecuencias del consumo abusivo de sustancias psicoactivas, se cuenta entre los principales problemas de salud a escala mundial, el incremento catastrófico de sus indicadores de morbiletalidad, se registra tanto en las drogas legales, como en las de prescripción médica y las ilegales. Es de conocimiento en la literatura médica, la cormobilidad del consumo de estas sustancias con patologías psiquiatricas, pero estas drogas también tienen una influencia negativa sobre la salud física de los individuos que la consumen.

 

Material y método: Se realizó un estudio descriptivo, de tipo transversal, con pacientes extranjeros ingresados en el servicio de adicciones del Centro de Salud Mental del municipio Playa, en un periodo de 5 años y que tenían como diagnóstico nosológico: adicción y dependencias de drogas de abuso. La muestra del estudio estuvo conformada por 125 pacientes. Resultados: Predominó el grupo de edad comprendidas entre 35 y 59 años, el sexo masculino .Existió un predominio de afecciones respiratorias relacionadas con el consumo de drogas, la cual se comportaron la mayoría como factores de riesgo. Con respecto a las patologías cardiovasculares, la marihuana, tuvo un mayor impacto de riesgo con respecto a las demás drogas.
 
Palabras clave: toxicomanía, afecciones respiratorias, afecciones cardiovasculares, drogodependencia.

 

Introducción.

El uso indebido de las drogas de abuso trae consecuencias no solo psíquicas, sino también físicas y sociales para el individuo y su entorno. Es por esto que el abordaje adecuado desde un punto de vista integral y con un enfoque preventivo permitirá no solo la adecuada evolución del paciente, sino también una deshabituación y una reducción en el número de personas adictas con las consecutivas ventajas para la sociedad.

 

El médico siempre debe incluir el abuso de drogas en el diagnostico diferencial de cualquier paciente. El tipo de abuso que implica las mayores dificultades es el del adulto, cuyo consumo de sustancias se descubre de manera accidental durante un examén físico sistemático o el tratamiento de un trastorno independiente. En forma invariable, la persona niega que el abuso de drogas o alcohol sea un problema.2

 

El diagnóstico de abuso o dependencia de drogas es clínico por excelencia. Él médico debe utilizar toda la información disponible como historia clínica, examen físico y pruebas de laboratorio.2

 

Objetivo general: Determinar las principales afecciones clínicas cardio-respiratorias asociadas a las toxicomanías, en el grupo estudiado.

 

^^^

Método.

 
Se realizó un estudio descriptivo-retrospectivo de tipo transversal, con pacientes ingresados en el servicio de adicciones del Centro de Salud Mental de Playa, en el período del 2009 al 2013, y que tenían como diagnostico nosológico: adicción y dependencias de drogas de abuso .La muestra del estudio estuvo conformada por todos los pacientes que ingresaron por drogodependencia (n=125).
 
Los datos fueron recogidos tanto de los datos obtenidos en la historia clínica como de las investigaciones complementarias realizadas, donde se analizaron variables como la edad, sexo, drogas de consumo, patologías cardiorrespiratorias diagnosticadas asociadas al consumo.
 
Estos cuestionarios fueron descargados en una base de datos, la cual se construyó por medio del programa Excel, del Microsoft Office. El análisis de la información se realizó con la ayuda del Software SPSS (versión 11.5) para Windows, utilizando como estadígrafos los propios de la estadística descriptiva: frecuencia, media, desviación estándar y por cientos. Se calculo además el riesgo atribuible de cada droga con respecto a las afecciones cardiorrespiratorias (cuantificar la cantidad de enfermedad que puede ser atribuida a una exposición en particular).
 
Aspectos éticos: Es un estudio retrospectivo y basado en la revisión de historias clínicas, por lo que no fue necesario solicitar el consentimiento informado de los pacientes. Sin embargo, el anonimato y la confidencialidad de los datos, han sido dos premisas cumplidas en la investigación.
 

^^^

Resultados.

 
La Tabla 1 muestra que la edad predominante en el estudio estuvo comprendida entre los 30 a 59 años de edad para los dos sexos. La edad media del total de la muestra fue de 35.9 con una desviación estándar de 12.3. En el estudio predominó el sexo masculino con un total de 101 pacientes (80.8%), el sexo femenino estuvo conformado por 24 pacientes para un 19.2 %.
 
La Tabla 2, muestra la frecuencia de las diferentes enfermedades cardiorespiratorias diagnosticadas en estos pacientes, donde se demostró un predominio de enfermedades respiratorias (29.6%), observándose una superioridad de enfermedades del tracto respiratorio superior, entre las cuales se encuentran la bronquitis crónica, la sinusitis crónica, seguidas del enfisema pulmonar y afecciones nasales como la rinitis por inhalación y la perforación del tabique nasal. Las cardiovasculares representaron un 20 % del total de la muestra; predominaron la hipertensión arterial y la miocardiopatía adictiva.
 
Se evidenció un mayor efecto sobre el aparato respiratorio por el consumo de drogas que utilizan esta vía de administración. El mayor impacto sobre las afecciones cardiovasculares, fue por el uso de marihuana, seguidas en similares índices de riesgo atribuible el Tabaco, Alcohol, Cocaína, LSD, anfetaminas y heroína.

  
Discusión.

El mayor porcentaje de pacientes en la edad adulta se fundamenta en que la mayoría de los pacientes que ingresan en nuestro centro cumplen con los criterios de dependencia a drogas de abuso con periodos prolongados de consumo. Este resultado del consumo de drogas en la edad adulta coincide con datos estadísticos donde se calcula que unos 230 millones de personas, o el 5% de la población adulta del mundo, consumieron alguna droga ilícita por lo menos una vez en 2010. Los consumidores problemáticos de drogas suman unos 27 millones, o el 0,6% de la población adulta mundial.3

La Tabla 2 expone los efectos nocivos de las drogas sobre el sistema respiratorio y cardiovascular, temas abordados en la literatura médica.

En el estudio existió un predominio de afecciones respiratorias asociadas al consumo de estas drogas. En diferentes estudios se ha reportado la asociación de las afecciones respiratorias con el uso de drogas que utilizan la vía respiratoria como puerta de entrada, dado el efecto directo de la droga volatizada sobre el aparato respiratorio ocasionando lesiones anatomopatológicas de las vías respiratorias.

Hay hallazgos consistentes que fumar cannabis se asocia con una gran inflamación de las vías respiratorias,  síntomas de bronquitis, aumento de la resistencia de las vías respiratorias y la hiperinflación pulmonar. Existe evidencia del que el uso de la marihuana ocasiona inflamación generalizada de las vías respiratorias, lesión y evidencia inmunohistoquimica de crecimiento desregulado de las células epiteliales respiratorias, factores precursores del cáncer del pulmón. 

 

El uso de  la marihuana podría contribuir a algunos de estos cambios perjudiciales a través de su capacidad para aumentar el estrés oxidativo, causar disfunción mitocondrial, y de inhibir la apoptosis. Además existe evidencia fisiológica,  clínica e epidemiológica que fumar marihuana conduce a la enfermedad obstructiva crónica y al cáncer de las vías respiratorias . 11,12,13,14,15.

 

Fumar cocaína expone el pulmón directamente a la droga volatilizada, así como a  otros productos de la combustión de la mezcla del ahumado, aumentando de este modo el riesgo de efectos adversos pulmonares. Una amplia variedad de complicaciones pulmonares incluyendo neumonitis intersticial, fibrosis,  hipertensión pulmonar, hemorragia alveolar, exacerbación del asma, barotrauma, lesión térmica de las vías respiratorias, adenopatías hiliares, y enfisema buloso puede estar asociada con la inhalación de cocaína o de sustancias asociadas, tales como talco, sílice, y la lactosa.16,17,18,19,20. .En muchas investigaciones se ha demostrado el efecto nocivo del tabaco  en el sistema- cardiorespiratorio.21,22,23,24,25.26 .

Se constataron trastornos del sistema cardiovascular asociadas al consumo de drogas donde se destacan la hipertensión arterial y la miocardiopatía adictiva. En diferentes estudios  se han reportado  complicaciones cardiovasculares relacionadas con estas drogas mayormente consumidas en nuestro estudio, donde se incluyen la isquemia aguda de miocardio e infarto, arritmias, muerte súbita, miocarditis, miocardiopatía, hipertensión, rupturas aórticas y endocarditis.27,28,29,30,31

En la Tabla 3 se evidencia un predominio de índice de riesgo atribuible del consumo de drogas para las afecciones respiratorias. Las drogas mayormente consumidas como la marihuana, cocaína esnifada o fumada, el tabaco tienen un impacto sobre las vías respiratorias y el parénquima pulmonar y las personas que las utilizan se exponen a una importante variedad de efectos nocivos sobre las vías respiratorias.32

En las enfermedades cardiovasculares, se destaco la marihuana, unas de las drogas mayormente consumidas y que se ha demostrado en varios estudios su efecto nocivo sobre el sistema cardiovascular, que incluyen síndrome coronario agudo, arritmias e insuficiencia cardiaca. 32,33. Las restantes drogas se comportan como factores de riesgo por su efecto agudo y crónico sobre el sistema cardiovascular donde se incluyen en el estudio la cocaína, alcohol, anfetamina, LSD, tabaco y heroína.32 

^^^

 

 Conclusiones. 

  • La mayoría de los pacientes estudiados se encontraban en el grupo de edad comprendidas entre 30 y 59 años, con una edad media de la muestra estudiada de 35.9 ,  la mayoría eran del sexo masculino.

  • Las drogas mas frecuentemente consumidas fueron el tabaco, alcohol, marihuana y cocaína.

  • Predominaron las Afecciones respiratorias relacionadas con el consumo de drogas de abuso. Entre las patologías respiratorias se observo un predominio de las patologías del tracto respiratorio superior. Se destacan en las complicaciones cardiovasculares la hipertensión arterial y la miocardiopatía adictiva.

  • Existió un mayor índice de riesgo atribuible de las drogas de abuso para las afecciones respiratorias. Se comportaron como mayor índice de riesgo atribuible para las afecciones respiratorias, las drogas mayormente consumidas y para las afecciones cardiovasculares, la marihuana.

 Referencias bibliográficas.

1.        González R. Cómo enfrentar el peligro de las drogas. Santiago de Cuba: Ed. Oriente; 2001:13-34.
2.        Bennett Claude J, Plum Fred MD.Tratado de Medicina Interna.20 a edición. New York, 2000, Vol. 1.
3 Fedotov.y. Informe mundial sobre las drogas.2012.(Resumen ejecutivo). Disponible:www.miguelcarbonell.com/docencia/Informe_Mundial_sobre_las_Drogas_2012_printer.shtml
4.        Crespo Mares A. Estudio de algunos factores relacionados con el consumo de drogas ilegales. Tesis para optar por el título de Especialista de Psiquiatría. Ciudad de la Habana: MINSAP; 2002.
5.        Secretaria de salud, Instituto mexicano de Psiquiatria, Dirección general de Epidemiología, Encuesta Nacional de adicciones, México, 1998.
6.        Yoandra Milian. G, Alcorta Pita.C. Epidemiología de drogas ilícitas en el municipio Plaza, 2004
7.        De Martín-Viaña Alfonso T. Características epidemiológicas del consumo de drogas de abuso en el municipio de la Habana Vieja. Tesis para optar por el título de Máster en Toxicología Clínica. CENATOX. 2001.
8.        Torres Sierra R. Características epidemiológicas del consumo de drogas de abuso en el Consejo Popular Fraternidad, de Párraga, en Arroyo Naranjo. Trabajo para optar por el título de Máster Máster en Toxicología Clínica. Centro Nacional de Toxicología. La Habana. 1999)
9.        Govin Puerto O. Consumo de sustancias psicoactivas en grupos de riesgo de Ciudad de La Habana. Trabajo para optar por el título de Especialista de I Grado en Medicina Legal. Instituto de Medicina Legal. La Habana. 1998).
10.     González Menéndez. R, Significación médico social y ético-humanista de las drogas,Rev. Cubana Salud Pública 2007; 33(1).
11.     Tashkin DP. Smoked marijuana as a cause of lung injury. Monaldi Archives for Chest Disease Pulmonary Series. 2005;63:93–100.
12.     Tashkin DP. Smoked marijuana as a cause of lung injury. Monaldi archives for chest disease Archivio Monaldi per le malattie del torace Fondazione clinica del lavoro IRCCS and Istituto di clinica tisiologica e malattie apparato respiratorio Universita di Napoli Secondo ateneo. 2005;63:93–100.
13.     Khalsa JH, Genser S, Francis H, Martin B. Clinical consequences of marijuana. Journal of Clinical Pharmacology. 2002;42:7S–10S.
14.     Van Hoozen BE, Cross CE. Marijuana: Respiratory Tract Effects. Clinical Reviews in Allergy and Immunology. 1997;15:243–69.
15.     Tashkin DP. Pulmonary complications of smoked substance abuse. Western Journal of Medicine. 1990;152:525–30.
16.     Kleerup EC, Koyal SN, Marques-Magallanes JA, Goldman MD, Tashkin DP. Chronic and acute effects of “crack” cocaine on diffusing capacity, membrane diffusion, and pulmonary capillary blood volume in the lung. Chest. 2002;122:629–38.
17.     Riezzo I, Fiore C, De Carlo D, Pascale N, Neri M, Turillazzi E, et al. Side effects of cocaine abuse: multiorgan toxicity and pathological consequences. Current medicinal chemistry. 2012. p. 5624–46.
18.     Kleerup EC, Wong M, Marques-Magallanes JA, Goldman MD, Tashkin DP. Acute effects of intravenous cocaine on pulmonary artery pressure and cardiac index in habitual crack smokers. Chest. 1997 p. 30–5.
19.     Baldwin GC, Choi R, Roth MD, Shay AH, Kleerup EC, Simmons MS, et al. Evidence of chronic damage to the pulmonary microcirculation in habitual users of alkaloidal (“crack”) cocaine. Chest. 2002;121:1231–8.
20.     Tashkin DP, Kleerup EC, Hoh CK, Kim KJ, Webber MM, Gil E. Effects of “crack” cocaine on pulmonary alveolar permeability. Chest. 1997;112:327–35.
21.     Yano Y, Hoshide S, Shimada K, Kario K. The impact of cigarette smoking on     24-hour blood pressure, inflammatory and hemostatic activity, and cardiovascular risk in Japanese hypertensive patients. J Clin Hypertens (Greenwich). 2013 Apr;15(4):234-40.
22.  Xavier RF, Ramos D, Ito JT, Rodrigues FM, Bertolini GN, Macchione M, et al. Effects of Cigarette Smoking Intensity on the Mucociliary Clearance of Active Smokers. Respiration. 2013 Apr 19.
23.  Gustavsson P, Jansson C, Hogstedt C. Incidence of myocardial infarction in   Swedish chimney sweeps 1991-2005: a prospective cohort study. Occup Environ Med. 2013 Apr 17.

24. Eriksson J, Ekerljung L, Sundblad BM, Lotvall J, Toren K, Ronmark E, et al. Cigarette smoking is associated with high prevalence of chronic rhinitis and low prevalence of allergic rhinitis in men. Allergy. 2013 Mar;68(3):347-54.

25 . D'Alessandro A, Boeckelmann I, Hammwhoner M, Goette A. Nicotine, cigarette smoking and cardiac arrhythmia: an overview. Eur J Prev Cardiol. 2012 Jun;19(3):297-305.

26. Milara J, Cortijo J. Tobacco, inflammation, and respiratory tract cancer. Curr Pharm Des. 2012;18(26):3901-38.

27. Maraj S, Figueredo VM, Lynn Morris D. Cocaine and the heart. Clin Cardiol. 2010 May;33(5):264-9.

28. De Giorgi A, Fabbian F, Pala M, Bonetti F, Babini I, Bagnaresi I, et al. Cocaine and acute vascular diseases. Curr Drug Abuse Rev. 2012 Jun;5(2):129-34.

29. Aquaro GD, Gabutti A, Meini M, Prontera C, Pasanisi E, Passino C, et al. Silent myocardial damage in cocaine addicts. Heart. 2011 Dec;97(24):2056-62.

30. Demarie D, Marletta G, Imazio M, Cappa C, Ferro S, Compostino R, et al. Cardiovascular-associated disease in an addicted population: an observation study. J Cardiovasc Med (Hagerstown). 2011 Jan;12(1):51-4.

31. Pankl S, Pellegrini D, Bruetman JE. [Chronic peripheral arterial disease induced by cocaine]. Medicina (B Aires). 2012;72(1):37-9.

 32 .Cesar pereiro Gomez. MonografÍa patologÍa orgánica en adicciones. 2006;Vol. 18,pag.(Suplemento1-286) Disponible : www.socidrogalcohol.org/index.php%3Foption%3Dcom_docman...

 33 . Toxic effects of marijuana on the cardiov... [Cardiovasc Toxicol. 2012] - PubMed – NCBI. Disponible.  http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22194141

 

 
Tabla 1. Características sociodemográficas de los pacientes con toxicomanías.

 
Edad

Sexo

Total
N =125

Masculino
N =101

Femenino
N =24

Grupo de edades

 

 

 

 0 a 19 años

2

2

4

20-29 años

36

7

43

30 a 59 años

59

13

72

 ≥ 60

4

2

6

Edad (media)(± DE) (años)

35.6 (11.9)

37.3 (14,2)

35.9 (12.3)
 
 
Tabla 2: Afecciones cardiorrespiratorias asociadas al consumo de drogas.
 
Afecciones Respiratorias.

Total: 37 pacientes (29.6 %)
Asma bronquial
2

1.6 %
Bronquitis crónica
7

5.6 %
Enfisema pulmonar
4
3.2 %

Hemoptisis
2
1.6 %
Fibrosis pulmonar
1
0.8%
Rinitis por inhalación
4
3.2 %
Sinusitis crónica
8
6.4 %
Ulceras nasales
3
2.4%
Neumopatia inflamatoria
2

1.6
Perforación del tabique nasal
4
3.2 %
Afecciones cardiovasculares
Total: 25 pacientes (20%)
Hipertensión arterial
14
11.2 %
Endocarditis infecciosa
1
0.8 %
Cardiopatia isquémica aguda
1
0.8 %
Miocardiopatía adictiva
6
4.8 %
Insuficiencia cardiaca congestiva
3
2.4 %
 
Tabla 3. Riesgo atribuible de las drogas en relación con las afecciones detectadas.
 
droga
Patología respiratoria
Patología cardiovascular

Tabaco
0.3

0.1

Alcohol
0.3

0.1

Cocaína
0.3

0.1

marihuana
0.3

0.2

Anfetaminas
0.0

0.1

LSD
0.00

0.1

éxtasis
0.1

0.0

Solventes orgánicos
-0.1

0.0

Heroína
0.00

0.1
 

 

Desarrollado por Drupal, un Sistema de Gestión de Contenidos (SMS) de recursos abiertos (open source).