Infomed

Ácido fólico

[Versión para imprimir][Recomendar a otros][Versión PDF]

¿Qué son el folato y el ácido fólico?

El ácido fólico pertenece a la familia de los folatos, los cuales actúan como un cofactor en reacciones de transferencia de carbono en la biosíntesis de nucleótidos, metabolismo de los aminoácidos metionina e histidina y el, metabolismo de neurotransmisores como la serina y la colina.

Es una vitamina del complejo B, conocida como folacina, ácido pteroil-L-glutámico o vitamina B9. También se le conoce como folato, del latín folium, que significa hoja.
Ácido fólico y folatos son dos términos que indican diferentes formas de la misma vitamina. Los folatos se encuentran de forma natural en los alimentos y el ácido fólico tiene un origen sintético y se encuentra en los suplementos vitamínicos y en los alimentos fortificados.

Descubierto en la década de 1940, el ácido fólico es una vitamina hidrosoluble, necesaria para la formación de proteínas estructurales y de la hemoglobina. Es sintetizado en el intestino mediante la flora intestinal, se absorbe en el intestino delgado, desde donde se distribuye a los tejidos por la circulación sanguínea y se almacena en el hígado. Su excreción se realiza por la orina y las heces fecales.

 

¿Cuáles son los beneficios que aporta el ácido fólico al organismo?

Como todas las vitaminas, no aporta energía, pero tiene un papel vital en diversas funciones del organismo.

Es esencial para la síntesis del ácido desoxirribonucleico o ADN, responsable de trasmitir los caracteres hereditarios de generación en generación, y del ácido ribonucleico o ARN, fundamental para la síntesis de proteínas funcionales y estructurales de los tejidos. Es esa la razón de su importante papel en la correcta división celular. Los especialistas lo consideran como elemento que conforma la base de la vida, por su trascendencia en la formación de los ácidos nucleicos y en la multiplicación celular.

Muchas de las funciones de los folatos se realizan en conjunto con la vitamina C y la B12.

El ácido fólico es importante también en la síntesis de hemoglobina. Ofrece beneficios en los sistemas cardiovascular, inmunológico, nervioso y es fundamental en la formación neurológica fetal (cerebro y médula espinal).

 

¿Por qué es importante el ácido fólico en el transcurso de toda la vida?

  • Interviene en la síntesis de purinas y pirimidinas, por ello participa en el metabolismo del ácido desoxirribonucleico (ADN), del ácido ribonucleico (ARN) y de las proteínas.
  • Participa en la formación del grupo hemo –grupo de la hemoglobina, que contiene el hierro–, de ahí su importancia en la síntesis y maduración de los glóbulos rojos. Su déficit puede provocar un tipo de anemia megaloblástica.
  • Junto a la vitamina B12 o B6 desempeña el papel de coenzima en diversos procesos metabólicos del organismo.
  • Interviene en la síntesis de homocisteína, importante marcador de riesgo en el estrés oxidativo y en las enfermedades cardiovasculares.
  • Previene algunos tipos de cáncer.
  • Aumenta el apetito.
  • Estimula la síntesis de ácidos digestivos.
  • Evita procesos degenerativos asociados con la enfermedad de Alzheimer.
  • Reduce el riesgo de aparición de defectos del tubo neural del feto como lo son la espina bífida y la anencefalia.
  • Permite el rápido crecimiento de la placenta y del feto, asociándose su déficit a la placenta previa.

Con todas estas funciones en el organismo se impone conocer cómo la dieta puede constituir un eficiente colaborador en el suministro de potenciales fuentes de esta importante vitamina del complejo B.

 

Los alimentos como fuentes de folatos

No todos los alimentos constituyen fuentes de ácido fólico.
Los más recomendados como valiosos suministradores de folatos son:

  • Vegetales de hojas verdes y oscuras.
  • Leguminosas.
  • Algunas frutas.
  • Salvado de trigo y otros granos integrales.
  • Carnes de ave y cerdo.
  • Vísceras.
  • Los vegetales más ricos en ácido fólico son: el cilantro, la espinaca, la acelga, la col, la lechuga, el perejil y el berro.
  • Las leguminosas constituyen excelentes fuentes de folatos, y dentro de ellas las más ricas son las lentejas, los garbanzos y los frijoles negros.
  • La naranja es una excelente fuente de ácido fólico y más aún en los jugos, pero se recomienda que ellos sean preparados en el momento de consumirlos.
  • Los cereales integrales y fortificados constituyen muy buenas fuentes de folato.
  • Las carnes de aves, y en particular la de pollo, son ricas en ácido fólico.
  • Las vísceras en general constituyen fuentes de folato, pero no debe olvidarse que son ricas también en grasas saturadas. Por ello deben incorporarse en la dieta en las cantidades recomendadas, y en los casos de desajustes metabólicos o trastornos del metabolismo lipídico se deben buscar fuentes de origen vegetal.

El ácido fólico es una vitamina que se destruye fácilmente con la cocción, por lo que se recomienda consumir los vegetales y las frutas de forma cruda y fresca, o de cocinarlos que sea sólo poco tiempo al vapor.

El déficit de ácido fólico, puede deberse a factores genéticos y/o ambientales. Para que existan niveles adecuados de este metabolito debe de ocurrir una fisiológica interacción gen- ambiente. Estos factores pueden resumirse de la manera siguiente:

Factores genéticos:

  • Mutaciones en alguna de las enzimas que participan en el metabolismo del ácido fólico como por ejemplo en las enzimas:
    1. Metil tetrahidrofolato reductasa (MTHFR).
    2. Cistationin ß sintetasa.
    3. 5 MTHF homocisteína S metiltransferasa.
    4. Metionina sintetasa reductasa (MSR)

Factores ambientales:

  • Administración de medicamentos que alteran el metabolismo del ácido fólico. Por ejemplo, las drogas anticonvulsivantes que inhiben la enzima dihidrofolato reductasa.
  • Déficit de ácido fólico por una cirugía gástrica, síndrome de mala absorción intestinal, desnutrición, o simplemente por la no ingestión de sus principales fuentes alimenticias.

 

¿Por qué es imprescindible el consumo de esta vitamina en la mujer en edad fértil?

Estos eventos anteriormente descritos, propician que no se remetile la homocisteína, y por tanto, exista una hiperhomocisteinemia y una reducción en la síntesis de la metionina. La hiperhomocisteinemia constituye un factor de riesgo importante para el embarazo y la salud fetal, ya que pueden originar Defectos de Cierre del Tubo Neural (DTN), Cardiopatías Congénitas, Defectos Congénitos del tractus urinario y de las extremidades, labio leporino, abortos a repetición, desprendimiento prematuro de la placenta, preeclampsia, entre otras complicaciones.

 

La dosis necesaria de ácido fólico

 

La incorporación de ácido fólico es de utilidad para todas las personas y durante todas las etapas de la vida.

De forma general, lo mejor es comenzar a tomarlo a dosis de 1mg diario, que en caso de las gestantes es indispensable garantizar su consumo desde tres meses antes de quedar embarazada y continuar consumiendo durante todo el embarazo, sobre todo en las primeras doce semanas, para prevenir los Defectos Congénitos.

Existen requerimientos mínimos de ácido fólico para los diferentes grupos etáreos, y en dependencia del estado de salud en que se encuentre la persona. Las recomendaciones diarias más frecuentemente utilizadas en los suplementos vitamínicos mixtos son:

Recomendaciones diarias (microgramos)
Niños 200
Adultos (mayores de 19 años) 400
Mujeres lactando 500
Embarazadas 600

Con frecuencia los embarazos no son planificados, por lo cual resulta importante el consumo de ácido fólico por todas las mujeres en edad fértil y la forma más fácil de lograr incorporar la cantidad recomendada es a través de suplementos vitamínicos.

Los complejos vitamínicos producidos para gestantes contienen de forma general la dosis diaria requerida de ácido fólico, y en particular las tabletas prenatales, en las que los rangos de esta vitamina oscilan entre 400 y 1 000 mcg.

Se reporta que el metabolismo del ácido fólico se favorece con el consumo recomendado de otras vitaminas del complejo B como la B1 y la B2.

 

El ácido fólico y el Síndrome de Down

El Síndrome de Down constituye una aberración cromosómica que se caracteriza por la presencia de 3 copias de los genes localizados en el cromosoma 21 (trisomía 21).

Estudios experimentales y clínicos han demostrado que el fenómeno de la no disyunción responsable del 80% de los casos con esta entidad genética, está asociado a una inestabilidad cromosómica, y ella relacionada a su vez con una hipometilación del ADN, lo que pudiera estar favorecido por la deficiencia de los niveles de ácido fólico indispensables para el proceso de metilación normal y de esta manera contribuir a la aparición de un caso con Síndrome de Down.

Ácido fólico y DTN

Cada año nacen aproximadamente 400 000 recién nacidos con DTN en todo el mundo. Se estima que los gastos médicos y quirúrgicos anuales que ocasiona este tipo de defecto en los Estados Unidos superan los 200 millones de dólares. Dada la frecuencia de estos tipos de DC, así como el impacto médico que representa para la familia y el individuo que la padece, es importante su enfoque preventivo, y en este sentido, juega un papel importante la prevención farmacológica con el ácido fólico.

Existen evidencias que el cierre del tubo neural se inicia y fusiona de manera intermitente en 4 localizaciones, a través de mecanismos genéticos sitio específicos, en la cual desempeñan un rol protagónico genes, muchos de los cuales forman parte de las vía metabólica de los folatos.

La interacción fisiológica de factores genéticos y ambientales resulta imprescindible para un adecuado cierre del tubo neural, siendo su etiología multifactorial. A pesar de ello, se ha determinado la existencia de auto anticuerpos que reaccionan con los receptores celulares del ácido fólico, los cuales los bloquean, generando embarazos complicados con DTN.

Los DTN ocurren durante los primeros 28 días del embarazo. Es por ello que se insiste en que la mujer en edad fértil ingiera las cantidades recomendadas de ácido fólico a través de la dieta o con suplementos vitamínicos.

 

Acido fólico y Gestación

El déficit de ácido fólico durante la gestación puede provocar además en el feto, anemia megaloblástica y bajo peso al nacer. La razón fundamental obedece a que esta vitamina juega un papel importante para producir células sanguíneas, pero además es indispensable para el rápido desarrollo de la placenta y la producción de nuevo material genético (ADN). De ahí que las mujeres con deficiencias de ácido fólico tengan más probabilidades de tener un niño prematuro.

Otras anomalías asociadas con el déficit de ácido fólico e hiperhomocisteinemia son las hendiduras orofaciales no sindrómicas y los defectos cardíacos troncoconales. En los defectos cardíacos troncoconales, algunos investigadores focalizan sobre un gen involucrado en el transporte de folatos (RFC-1), cuyas variantes polimorfitas G 80/G 80 y G 80/A80 están estadísticamente asociados a estos defectos.

 

Otras importantes implicaciones del acido fólico

  • Se señala que el acido fólico es efectivo para reducir el riesgo de las fracturas de cadera ya que la disminución de las cifras de homocisteína reduce la osteoporosis y, con ello, el riesgo de fracturas, patología con una alta prevalencia entre los ancianos.
  • En otras investigaciones se señala que los hijos de madres que han recibido suplementos de ácido fólico y hierro durante el embarazo son más inteligentes, más organizados y tienen mejores habilidades motrices. La suplementación tuvo efecto sobre una serie de funciones, incluida la intelectual, la ejecutiva y la "motricidad fina", factores que podrían tener impacto sobre el éxito académico posterior de un niño. Por ello, asegurar a las mujeres embarazadas este cuidado prenatal básico, podría tener un gran impacto en el futuro educativo de los niños.
  • Las mujeres que consumen regularmente vino o cerveza pueden equilibrar el aumento del riesgo a contraer cáncer de mama debido al alcohol, con la ingestión de ácido fólico. Las mujeres que ingieren por día, al menos, 15 gramos de etanol tienen un riesgo de un 25% mayor de desarrollar un tumor en las mamas. Este peligro fue suprimido por la administración de al menos 600 microgramos de ácido fólico por día. El alcohol es un antagonista del ácido fólico, esto implica que inhibe la biosíntesis de esa vitamina.
  • El ácido fólico reduce los niveles del aminoácido homocisteína (que contiene azufre en su molécula), previniendo la aparición de problemas cardíacos. Además, esta vitamina disminuye el riesgo de contraer cáncer del intestino grueso y de otras localizaciones pues es un agente que interviene en el atrapamiento de radicales libres por su actividad antioxidante.
  • El ácido fólico y la vitamina B12 pueden reducir los niveles de homocisteína, una proteína relacionada con la enfermedad de Alzheimer, lo que sugiere que la suplementación con estas vitaminas podría prevenir la demencia. Las funciones cognitivas como la memoria o la velocidad de procesamiento de la información mejoraban en los adultos que recibieron el ácido fólico.
  • Investigadores estadounidenses informaron que las personas que no absorben suficientemente el ácido fólico pueden correr mayor riesgo de sufrir leucemia aguda del sistema linfático, una de las formas más graves de ese cáncer de la sangre. Los científicos han descubierto dos mutaciones del gen que controla la absorción del ácido fólico que parecía proteger de ese tipo de leucemia. Esto sugiere que la deficiencia del ácido fólico podría desempeñar un papel crucial en el desarrollo de la leucemia linfocítica aguda.
  • El uso de ácido fólico en pacientes con diabetes mellitus ayuda a retardar el deterioro en órganos y tejidos, permitiéndole disfrutar de una mejor calidad de vida, el ácido fólico, por su acción antioxidante, neutraliza el efecto de los llamados radicales libres, causantes de la degeneración de las células y aceleran el envejecimiento. El paciente diabético produce mayor cantidad de radicales libres, y esto desencadena que se deteriore dos veces más rápido que una persona no diabética.
  • Las personas con altos niveles de ácido fólico (folato) en la sangre suelen tener menor riesgo de desarrollar reacción alérgica o sibilancias. Quienes tienen alta cantidad de ácido fólico en la sangre presentan niveles más bajos de anticuerpos IgE que el organismo produce como respuesta a las enfermedades alérgicas.

La promoción y prevención de los defectos congénitos (DC) tienen un gran impacto sobre el individuo, la pareja que desea tener un hijo sano, sobre la comunidad que debe desarrollar y utilizar medidas que propicien la incorporación de los niños afectados, así como para el estado, por el alto costo que la asistencia a estos individuos supone.

Es precisamente en la APS donde se promueve la salud de la mujer y de su futura descendencia a través de la consulta de riesgo preconcepcional; y una de las acciones promotoras de salud más importantes de la asistencia preconcepcional es la prevención de Defectos Congénitos en la descendencia, a través de la suplementación preconcepcional y periconcepcional con folatos.


Más información sobre el Ácido Fólico

 


 

Desarrollado por Drupal, un Sistema de Gestión de Contenidos (SMS) de recursos abiertos (open source).