Infomed

Nutrición y Dietética

[Versión para imprimir] [Versión PDF]

El Café en la nutrición humana

 

El Café en la nutrición humana

 
 
 
Autores: Martha Beatriz Pérez Santana* Ligia M Marcos Plasencia** Mabel Cillero Romo*
 
*Nutricionista clínica. Instituto de Neurología y Neurocirugía (INN)
 
**Dra.C, especialista en pediatría y nutrición. INN 
Contacto: martha.beatriz@inn.sld.cu
 
 
 

Resumen

El café es una de las bebidas más consumidas a nivel mundial, debido a sus propiedades organolépticas y a su capacidad de mantener a los individuos en estado de alerta, no obstante, su consumo lo asocian frecuentemente con efectos negativos sobre la salud. Varios estudios epidemiológicos desarrollados en la última década muestran en forma consistente que el consumo de café se asocia a un menor riesgo de diabetes mellitus tipo-2, daño hepático y enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson. Los mecanismos que podrían dar cuenta de estas observaciones aún no se comprenden completamente pero se podrían relacionar con el perfil específico de antioxidantes del café y con las altas concentraciones de éstos, en particular del ácido clorogénico. Es sabido desde el final de los 80 que el consumo de los tipos de café sin filtrar eleva los niveles de colesterol y que los componentes en el café responsables de este efecto son el cafestol y el kahweol. En las controversias encontradas en la literatura están los motivos de esta revisión para intentar tomar partido sobre lo beneficioso o dañino que resulta el agradable momento de ingerir café.
 
Palabras claves: café, antioxidantes, estimulante.
 

INTRODUCCIÓN

«Negro como el diablo, caliente como el infierno, puro como un ángel, dulce como el amor.» (Talleyrand, político francés, 1754 – 1838). El café es una bebida muy apetecida por sus características organolépticas, convirtiéndola en una de las más consumidas en el mundo. Contiene una inmensa variedad de compuestos químicos responsables de su calidad sensorial y de sus efectos fisiológicos, como por ejemplo la cafeína, que es un estimulante reconocido del sistema nervioso central y que incide en el estado de alerta del individuo. El consumo de café, sin embargo, se asocia frecuentemente con estilos de vida poco saludables como con el tabaquismo y el hecho de trasnochar, lo cual le otorga en ocasiones una imagen negativa. Por otra parte existen creencias o «mitos», incluso a nivel médico respecto a sus potenciales efectos adversos, que llevan a adoptar actitudes precautorias respecto de su consumo frente a ciertos trastornos de salud.
 

ANTECEDENTES

Se denomina café a la bebida preparada por infusión a partir de las semillas del fruto de los cafetos debidamente procesadas y tostadas. Se caracteriza por un agradable aroma y sabor y es consumido ampliamente a nivel mundial.
El cafeto es un arbusto tropical de hojas verdes perteneciente a la familia Rubiáceas que crece en zonas de moderada humedad a 600 a 1.200 metros de altura. Comprende muchas especies, sin embargo, sólo se cultivan Arábica y Robusta, las cuales a su vez presentan distintas variedades. Produce frutos carnosos rojos o púrpuras llamados cerezas de café con dos núcleos que contienen cada uno un grano o semilla de café de color verde. 1 y 2
 

Origen del café

El café se originó en su forma silvestre conocida como Arábica en el altiplano de Abisinia (actual Etiopia) y existen una serie de leyendas respecto al descubrimiento de su uso como bebida. La más aceptada hace referencia a Kaldi, un pastor de Abisinia quien observó que sus cabras saltaban alrededor muy excitadas y llenas de energía después de haber comido las hojas y frutos de cierto arbusto. Kaldi llevó frutos y ramas de ese arbusto al Abad de un monasterio quien habría descubierto la bebida del café al poner las cerezas al fuego, las que al tostarse produjeron un exquisito aroma.
El café se hizo popular alrededor del siglo XIII como bebida estimulante, posiblemente a raíz de la prohibición islámica de las bebidas alcohólicas. Ya en el siglo XV, los musulmanes introdujeron el café en Persia, Egipto y Turquía, donde la primera cafetería, Kiva Han, abrió en 1475 en Constantinopla. Posteriormente el café llegó a Europa en el siglo XVII gracias a los mercaderes venecianos, donde rápidamente se transformó en una bebida favorita y circuló en los distintos países (Italia, 1645; Inglaterra, 1650; Francia, 1660) de esta región. La primera cafetería en Londres se abrió en 1652 y en Paris en 1672. En el siglo XVIII, los grandes cultivos se desplazan a Ceilán e Indonesia como también América del Sur, donde la primera plantación se estableció en Brasil en 1727. 3
El cafeto es indudablemente uno de los productos vegetales más importantes del comercio internacional global y en la actualidad se produce café en distintas regiones. La especie Arábica produce un café fino y aromático, mientras que Robusta, que tiene menor precio, produce una bebida rica en cafeína, fuerte y más ácida y es usualmente usada para la fabricación de café soluble o instantáneo. En los países productores este cultivo tiene un alto impacto económico y social pues en su mayoría involucra a pequeños agricultores y a una numerosa mano de obra. 4 y 5
 

Tipos de preparaciones de café

Existen distintas formas de preparar el café como por ejemplo utilizar granos de café tostados molidos adicionados de agua que luego se hierve y se deja reposar para luego ser decantado (café turco), o preparar extractos de café haciendo pasar agua hirviendo a través de los granos de café molido y filtrando (percolación) ya sea por simple gravedad (papel filtro) o por presión como en el caso del café espresso. El café instantáneo corresponde a un extracto acuoso de café deshidratado por atomización. Cada una de estas preparaciones varía en cuanto a sus cualidades organolépticas, composición química y eventualmente en sus efectos fisiológicos.
 

Café descafeinado

El café descafeinado se obtiene a partir de los granos verdes tratados con vapor a presión y posterior extracción con solventes orgánicos o por extracción supercrítica. Posteriormente se tuestan los granos, obteniéndose el café descafeinado con un contenido máximo de 0,1 % de cafeína en base seca. En el caso del café instantáneo descafeinado el contenido máximo permitido de cafeína en base seca es 0,3%.1
 

COMPONENTES QUÍMICOS DEL CAFÉ

 
El café está compuesto por más de 1000 substancias químicas distintas. 6 incluyendo aminoácidos y otros compuestos nitrogenados, polisacáridos, azúcares, triglicéridos, ácido linoleico, diterpenos (cafestol y kahweol), ácidos volátiles (fórmico y acético) y no volátiles (láctico, tartárico, pirúvico, cítrico), compuestos fenólicos (ácido clorogénico), cafeína, sustancias volátiles (sobre 800 identificadas de las cuales 60-80 contribuyen al aroma del café), vitaminas, minerales. Otros constituyentes como las melanoidinas derivan de las reacciones de pardeamiento no enzimático o de la caramelización de carbohidratos que ocurren durante el tostado. Existen variaciones importantes en la concentración de estos componentes según la variedad de café y el grado de tostado.
 

Cafeína

La cafeína (1,3,7-trimetilxantina) es una de las tres metilxantinas presentes en el café junto con la teofilina y la teobromina. Este alcaloide actúa como estimulante del sistema nervioso central y se encuentra presente también en forma natural en el té y el cacao. También se añade en bebidas de consumo habitual como la cola y bebidas energizantes
La cafeína es absorbida en forma rápida y completa en el tubo digestivo, distribuyéndose hacia todos los tejidos del organismo. La concentración plasmática máxima de cafeína alcanza los 50 µM luego de una ingesta habitual de café (4 onzas) y su vida media en el cuerpo es de 2.5 a 10 horas. El metabolismo de la cafeína ocurre principalmente en el hígado, donde el citocromo p450 se encarga del 95% de su transformación, la cual genera más de 25 metabolitos, mientras que el 5% restante se excreta por la orina.
 

Cafestol y Kahweol

Estos diterpenos se encuentran en las semillas de café verde en forma libre o esterificada como palmitato. Se les considera responsables del aumento en los niveles de colesterol total y LDL observados en algunas poblaciones que consumen café sin filtrar (café turco). 6
La única diferencia entre el cafestol y el kahweol es un enlace doble extra presente en el kahweol. Ver las siguientes imágenes.
 
 
La concentración de estos dos compuestos depende del tipo de café; los granos de café arábica contienen cafestol y kahweol, mientras que los granos de robusta contienen la mitad de cafestol y poco kahweol. En los granos de café arábica ellos pueden estar presentes hasta en 1% del volumen total de los granos.
Ambos componentes son extraídos a través de agua caliente pero son retenidos usando un papel de filtro. Esto explica por qué el café hervido escandinavo, el café turco y el café francés prensado (cafetiere) contienen niveles relativamente altos de cafestol y kahweol (6-12 mg/taza), mientras que el café filtrado, percolado e instantáneo contienen niveles más bajos de cafestol y kahweol (0.2 – 0,6 mg/taza). A pesar de que las concentraciones de diterpenos son relativamente altas en el café espresso, la pequeña porción que se sirve lo hace una fuente intermedia de cafestol y kahweol (4 mg/taza). 7, 8, 9. 10, 11
 

Ácidos clorogénicos

El café contiene una serie de ésteres fenólicos característicos denominados ácidos clorogénicos, que derivan de la unión éster entre el ácido cafeico y el ácido quínico. Normalmente se denomina ácido clorogénico al que está presente en mayor cantidad (5-O-cafeoilquínico). Junto a los también presentes ácidos feruloilquínicos, ésteres del ácido cafeico y el ácido ferúlico son una importante fuente de fenoles dietarios. El contenido de ácidos clorogénicos es del 7% en el café verde y se descomponen parcialmente (30 a 70%) durante el tostado6.Se señala en general que 200 ml de café tostado y molido podrían proporcionar entre 70 y 350 mg de ácido clorogénico.
 

Absorción de ácidos clorogénicos

Estudios en pacientes colostomizados reportan que sólo el 33% del ácido clorogénico ingerido es absorbido mientras el resto es metabolizado en el colon por la microbiota, la que probablemente lo hidroliza a ácido cafeico y quínico lo cual por una parte disminuiría su actividad antioxidante pero por otra aumentaría su biodisponibilidad. 12 Al medir en humanos la presencia de ácidos fenólicos en el plasma luego de la ingestión de café, se ha encontrado sólo ácido cafeico, con un peak de absorción a 1 hora, lo cual se correlacionaría con una mayor capacidad antioxidante del plasma. Por otra parte, se ha encontrado en adultos sanos una correlación significativa entre la ingesta diaria promedio de café y vino tinto y la capacidad quelante de cationes metálicos de las deposiciones lo que indicaría la existencia de actividad antioxidante en el lumen del colon.
 

ACTIVIDAD ANTIOXIDANTE

Los ácidos clorogénicos son bien reconocidos como antioxidantes. La capacidad antiradical hidroxilo (OH.) del café verde y tostado depende del ácido 5-O-cafeoilquínico.13 Se ha descrito el uso de mezclas de ácido cafeico con ácidos clorogénicos como alternativa al uso de antioxidantes sintéticos. Igualmente se ha demostrado que el café instantáneo puede actuar como pro oxidante para el ácido ascórbico y como atrapador de radicales libres superóxido. 14
La actividad antioxidante del café no se debe sólo a los compuestos polifenólicos sino que también a la presencia de cafeína y compuestos derivados del tostado. La cafeína tiene la capacidad de inhibir la lipoperoxidación inducida por radicales hidroxilos (OH.), peróxidos (ROO.) y oxígeno singlete, convirtiéndola en un potente antioxidante con capacidad similar a glutatión y superior al ácido ascórbico. 15 y 16. Por otra parte, el proceso de tostado del café induce la formación de compuestos de alto peso molecular como melanoidinas al igual que compuestos de bajo peso molecular que también poseen actividad antioxidante.11 Esto compensaría la disminución de los ácidos clorogénicos que se produce al tostar. La máxima actividad antioxidante se observa en el café medianamente tostado. 17
Todo esto convierte al café en una fuente dietaria de antioxidantes de carácter único con un perfil muy específico y con alta capacidad antioxidante total.
 
CAFÉ Y SALUD: ¿qué dice la investigación?
 

Café e hígado

Diversos autores han reportado una relación inversa entre consumo de café y riesgo de daño hepático a través de estudios epidemiológicos prospectivos. Klatsky et al. realizaron en EEUU un estudio de seguimiento de varios años a 125.580 personas, de las cuales 330 fueron diagnosticadas con cirrosis hepática. El riesgo relativo de desarrollar una cirrosis alcohólica en los sujetos que consumían 4 o más tasas de café diaria fue de 0.2 [0.1-0.4]. Los autores concluyen que el café contendría algún componente protector del hígado frente al desarrollo de la cirrosis, en especial la cirrosis alcohólica. 18
Estos resultados fueron confirmados por Tverdal et al. que siguieron a 51.306 sujetos durante 17 años, observando que aquellos que consumían al menos 2 tazas de café diaria presentaban un riesgo relativo de mortalidad por cirrosis alcohólica de 0.6. 19
En un estudio de cohorte realizado en Japón en 90.452 individuos durante 10 años, se observó que los sujetos que consumían café diariamente tenían un 61% menos de riesgo de desarrollar un carcinoma hepático (214,6/100.000) que aquellos que casi nunca bebían café (547,2/100.000). 20
 

Café y diabetes

Durante las últimas décadas la prevalencia de diabetes de tipo 2 ha aumentado dramáticamente en el mundo. 21 Este fenómeno se debe probablemente a los cambios de comportamiento alimenticio (aumento del consumo de grasas y de carbohidratos de alto índice glicémico, menor consumo de fibras, ácidos grasos poliinsaturados, vitaminas y antioxidantes) y de estilo de vida (sedentarismo, tabaquismo). 22 que han ocurrido en la población durante este período. Estudios metabólicos destinados a evaluar una posible interrelación entre café y diabetes han mostrado que la administración aguda de cafeína (5 mg/kg) afecta negativamente la sensibilidad a insulina (disminución del 15%) y la absorción de la glucosa por los tejidos periféricos, tanto en individuos sanos, 23, 24 como en obesos 25 Dichos efectos que favorecerían el desarrollo de resistencia insulínica han sido atribuidos al efecto antagonista de la cafeína sobre de los receptores de adenosina, y sobretodo a su capacidad de estimular la liberación de epinefrina, una catecolamina capaz de inhibir la acción de la insulina, en particular a nivel periférico.26 y 27
Sin embargo, en 2002, van Dam et al. describieron por primera vez una asociación inversa y altamente significativa entre el consumo de cantidades crecientes de café y el riesgo de diabetes de tipo 2. 28. Dicha asociación no fue observada para el consumo de té. Desde entonces nueve estudios epidemiológicos de tipo prospectivo realizados en distintos países y continentes e incluyendo a más de 300.000 sujetos seguidos por periodos de 8 a 20 años han confirmado estos resultados. 29 y 30.
Varias hipótesis tratan de conciliar la coexistencia de estos efectos negativos y positivos del café a corto y largo plazo, respectivamente. Se ha propuesto que el aumento de la termogénesis y del gasto energético inducido por el consumo de cafeína podría ser un factor beneficioso a largo plazo en caso de los individuos con sobrepeso u obesidad. 31
Por otra parte el ácido clorogénico y otros polifenoles presentes en altas concentraciones en el café pueden ser absorbidos y contribuir a la mayor capacidad antioxidante del plasma. Dicha actividad antioxidante podría ser de importancia en el caso de la diabetes, patología que se caracteriza por un mayor estrés oxidativo. 32, 33, 34. Se ha mostrado que el ácido clorogénico por una parte actuaría como un factor protector y trófico de las células beta del páncreas 35 y por otra parte disminuiría la absorción intestinal de glucosa, aumentando los niveles de péptido tipo glucagón-1 (GLP-1) y disminuyendo aquellos del polipéptido insulinotrópico glucosa-dependiente (GIP), fenómenos que se traducen en un menor índice glicémico. Las quinolactonas o quinidas también presentes en el café aumentarían además la absorción de glucosa por los tejidos periféricos. 36, 37, 38
 

Café y homocisteina

Se considera que una concentración plasmática elevada de homocisteina (HC) constituye un factor de riesgo para el desarrollo de patologías cardiovasculares. La hiperhomocisteinemia puede ser de origen genética, observándose en particular en los individuos homocigotos para la mutación C677T del gen de la metilentetrahidrofolato reductasa (MTHFR), una enzima implicada en el metabolismo de la HC y que requiere del ácido fólico y de la vitamina B12 como co-factores. 1 La hiperhomocisteinemia puede también ser de origen dietaria, debido a deficiencias de aportes en vitamina B6, vitamina B12 o en ácido fólico. 1
El «Hordaland Homocysteine Study» que siguió una cohorte de más de 14.000 noruegos ha mostrado que la HC se relaciona en forma dosis-dependiente con el consumo de café, y que los sujetos que ingieren más de 9 tazas/día tienen un aumento > 20% de la HC, comparados con aquellos sujetos no bebedores de café. 39 La administración de 1L/día de café no-filtrado (como se consume en los países nórdicos), no afecta los niveles de folatos y de vitamina B12 pero aumenta la homocisteinemia en un 10% aproximadamente 40 mientras que la abstención de café la normaliza. 41 En cuanto al café preparado mediante filtración con filtros de papel, su consumo (1L/día) también parece producir aumentos de la HC. 43 pero los resultados en este caso son más contradictorios. 43. Los compuestos del café que contribuyen al aumento de HC aún no están claramente determinados. La cafeína contribuye a este efecto en un 50% aproximadamente, tal vez porque puede actuar como antagonista de la vitamina B6. 44. El ácido clorogénico también tiene efecto similar 45
 

Café y enfermedades cardiovasculares

Los efectos anteriormente descritos del café sobre los niveles circulantes de homocisteína dejan suponer que los consumidores de este brebaje tienen más riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares (ECV). El consumo de café se asocia, además, con una mayor presión sanguínea, como lo confirma un meta-análisis publicado en 1999 a partir de 11 estudios, e incluyendo a 522 participantes. 46  Es por lo tanto curioso que, a pesar de un gran número de estudios epidemiológicos sobre el tema, sea imposible concluir que el café represente un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Algunos estudios observan que éste afecta la mortalidad por enfermedades coronarias, en general por un consumo elevado, >9-10 tazas/día, y con un riesgo mayor para las mujeres y para los individuos con hipertensión. 47 y 48 Sin embargo, la mayoría encuentra que su consumo no afecta en forma importante el desarrollo de estas patologías 49 y 50. y algunos observan un efecto protector del café sobre la morbilidad y mortalidad coronaria 51 y 52  probablemente debido a sus efectos antioxidantes y anti-inflamatorios. Estos resultados son confirmados por varios meta-análisis basados en estudios de cohortes y de caso/control. 53 y 53. 
Por otra parte, cabe destacar que varios de estos estudios indican una relación inversa entre el consumo de café y la mortalidad por causas ajenas a ECV 55 y 56 que otros reportan que los bebedores de café tienen menos antecedentes de enfermedades y sintomatologías diversas y menos uso de varios medicamentos que los sujetos no-bebedores. 57 Las razones para las cuales el consumo de café no constituye un factor de riesgo importante para las ECV, a pesar de sus efectos negativos sobre la presión sanguínea y los niveles de HC no son claras. Es posible que su contenido en antioxidantes pueda ser uno de los factores protectores que limiten el riesgo de ECV.1
 

Café y Parkinson

El seguimiento de una cohorte de 8.004 hombres durante 30 años en el marco del «Honolulu Heart Program» mostró que la incidencia de Parkinson ajustada por edad disminuía mientras aumentaba las cantidades de café consumidas: de 10.4 por 10.000 personas-años en los no-bebedores a 1.9 por 10.000 personas-años en aquellos que consumían más de 900 ml/día. 58.  Una tendencia similar se observó con el consumo de cafeína, independientemente de su origen dietario, sugiriendo que el efecto protector del consumo café se relacionaría con su contenido en cafeína. Los mecanismos involucrados, sin embargo, aún no son conocidos.
 

Café y lípidos séricos

Múltiples estudios han sido llevados a cabo para evaluar la asociación entre café y colesterol (CS) 59
Los sujetos bebedores de café que se abstienen de tomar este brebaje durante 4 u 8 semanas ven sus niveles de CS disminuir regularmente. 60 Un meta-análisis publicado en 2001 a partir de 14 estudios concluye que existe una relación dosis-respuesta significativa entre consumo de café y niveles de CS total y de LDL-CS.61. Esta tendencia es mayor en los sujetos hiperlipidémicos y también en los individuos que toman café hervido sin filtrar comparado con aquellos que toman café filtrado.
El café por otra parte aumentaría también los niveles de triglicéridos circulantes. 62 Los responsables de estos efectos son dos diterpenos, el kahweol y el cafestol, presentes en las bayas de café. El 80% de ambos compuestos, sin embargo, son retenidos por el papel filtro utilizado para la preparación del café, reduciendo substancialmente de esta forma el efecto elevador de CS. 63. Varios mecanismos han sido propuestos para explicar el efecto del kahweol y cafestol sobre CS y TG: disminución de la densidad de receptores de LDL por mecanismos de regulación post-transcripcional. 64  disminución de la síntesis de ácidos biliares mediante la inhibición de las 7a- y esterol 27 hidroxilasas 65 aumento de la actividad de las proteínas séricas responsables de la transferencia del CS de las HDL a las LDL. 66 y aumento de la síntesis hepática de VLDL. 67
 

CONCLUSIÓN

Varios estudios epidemiológicos realizados en la última década muestran en forma consistente la existencia de una correlación inversa entre el consumo de café y el riesgo de diabetes de tipo 2, de daño hepático y de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson. Los mecanismos que podrían explicar estas observaciones aun no se conocen con certeza, pero es probable que estén asociados con el alto contenido en antioxidantes del café, y en particular en ácido clorogénico. Los estudios que evaluaron al café como un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares han entregados resultados contradictorios, sugiriendo un eventual efecto negativo con un consumo alto, mayor a 9 tasas por día.
Entre los efectos negativos del consumo de café que han sido científicamente demostrados y que son considerados dentro de esta revisión están el aumento de los niveles séricos de homocisteina y en el caso del café no filtrado, la elevación de los niveles circulantes de colesterol y triglicéridos.
Entre los partidarios y los detractores, existe una gran mayoría de especialistas y estudiosos que pensamos que el uso de esta bebida en si misma puede tener efectos beneficiosos siempre que se tenga en cuenta un consumo responsable y sabiendo en que situaciones no resulta conveniente su ingestión.
Entonces ¿es bueno o malo?
 
La mejor respuesta puede ser que sus beneficios para la salud superan sus riesgos
Pero …… forma parte del cubano.
 
El café tiene un misterioso comercio con el alma;
dispone los miembros a la batalla y a la carrera;
limpia de humanidades el espíritu; aguza y adereza las potencias;
ilumina las profundidades interiores, y las envía
en fogosos y preciosos conceptos a los labios.
Dispone el alma a la recepción de misteriosos visitantes,
y a tanta audacia, grandeza y maravilla.
(José Martí, "Guatemala", 1877. "Obras Completas" t.19, p. 59)



Bibliografía



[1] Belitz HD, Grosch W. Food Chemistry. Springer-Verlag, Berlin 1999.
[2]MartínGotteland, Saturnino de Pablo V. Algunas verdades sobre el café. Rev Chil Nutr 2007; 34(2):105-15.
[4] International Coffee Organization, http://www.ico.org
[5] International Coffee Organization, ICO Annual Review 2004/2005
[6] Spiller MA. The chemical components of coffee. Gene A. Spiller, ed. Caffein. CRC Press 1998, p. 103 – 67.
[7] Gross G, Jaccaud E, Huggett AC. Analysis of the content of the diterpenes cafestol and kahweol in coffee brews. Food Chem Toxicol 1997; 35: 547-54.
[8] Boekschoten, M.: Elucidating the mechanism behind the lipid-raising effect of cafestol. PhD thesis Wageningen University, 2004.
[9] Roos, B: Mechanistic studies on the lipid-raising coffee diterpenes cafestol and kahweol in monkeys, mice and man. PhD thesis Wageningen University, 2000.
[10] Urgert, R.: Health effects of unfiltered coffee: diterpenes in coffee and their effects on blood lipids and liver enzymes in man. PhD thesis Wageningen University, 1997.
[11] Cavin C, Holzhaeuser D, Scharf G, Constable A, Huber WW, Schilter B. Cafestol and kahweol, two coffee specific diterpenes with anticarcinogenic activity. Food Chem Toxicol 2002; 40(8):1155-63.
[12]
[13] Daglia M, Racchi M, Papetti A, Lanni C, Govoni S, Gazzani G. In vitro and ex vivo antihydroxyl radical activity of green and roasted coffee. J Agric Food Chem 2004; 52: 1700-04.
[14] Goodman BA, Glidewell SM, Deighton N, Morrice AE. Free radical reactions involving coffee. Food Chem 1994; 51: 399-403.
[15] Shi X, Dalal XS, Jain AC. Antioxidant behaviour of caffeine: efficient scavenging of hydroxyl radicals. Food Chem Toxicol 1991; 29: 1-6.
[16] Devasagayam TP, Kamat JP, Mohan H, Kesavan PC: Caffeine as an antioxidant: inhibition of lipoperoxidation induced by reactive oxygen species. Biochim Biophys Acta 1996; 1282: 63-70.
[17] del Castillo MD, Ames JM, Gordon MH: Effect of roasting on the antioxidant activity of coffee brews. J Agric Food Chem 2002; 50: 3698-703.
[18] Klatsky AL, Morton C, Udatsova N, Friedman GD. Coffee, cirrhosis and transaminase enzymes. Arch Intern Med 2006; 166: 1190-5.
[19] Tverdal A, Skurtveit S. Coffee intake and mortality from liver cirrhosis. Ann Epidemiol 2003; 13: 419-23.
[20] Inoue M, Yoshimi I, Sobue T, Tsugane S, JPHC Study Group. Influence of coffee drinking on subsequent risk of hepatocellular carcinoma: a prospective study in Japan. J Natl Cancer Inst 2005; 97: 293-300.
[21] Perez-Bravo F, Carrasco E, Santos JL, Calvillan M, Larenas G, Albala C. Prevalence of type 2 diabetes and obesity in rural Mapuche population from Chile. Nutrition 2001; 17: 236-8.
[22] Albala C, Vio F, Kain J, Uauy R. Nutrition transition in Chile: determinants and consequences. Public Health Nutr 2002; 5: 123-8.
[23] Greer F, Hudson R, Ross R, Graham T. Caffeine ingestion decreases glucose disposal during a hyperinsulinemic-euglycemic clamp in sedentary humans. Diabetes 2001; 50: 2349-54.
[24] Keijzers GB, De Galan BE, Tack CJ, Smits P. Caffeine can decrease insulin sensitivity in humans. Diabetes Care 2002; 25: 364-9.
[25] Petrie HJ, Chown SE, Belfie LM, Duncan AM, McLaren DH, Conquer JA, Graham TE. Caffeine ingestion increases the insulin response to an oral-glucose-tolerance test in obese men before and after weight loss. Am J Clin Nutr 2004; 80: 22-8.
[26] Biaggioni I, Davis SN. Caffeine: a cause of insulin resistance? Diabetes Care 2002; 25: 399-400.
[27] Thong FS, Graham TE. Caffeine-induced impairment of glucose tolerance is abolished by beta-adrenergic receptor blockade in humans. J Appl Physiol 2002; 92: 2347-52.
[28] van Dam RM, Feskens EJ. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes mellitus. Lancet 2002; 360: 1477-78.
[29] Rosengren A, Dotevall A, Wilhelmsen L, Thelle D, Johansson S. Coffee and incidence of diabetes in Swedish women: a prospective 18-year follow-up study. J Intern Med 2004; 255: 89-95.
[30] van Dam RM, Dekker JM, Nijpels G, Stehouwer CD, Bouter LM, Heine RJ: Hoorn study. Coffee consumption and incidence of impaired fasting glucose, impaired glucose tolerance, and type 2 diabetes: the Hoorn Study. Diabetologia 2004; 47: 2152-59.
[31] Dulloo AG, Geissler CA, Horton T, Collins A, Miller DS. Normal caffeine consumption: influence on thermogenesis and daily energy expenditure in lean and post-obese human volunteers. Am J Clin 1989; 49: 44-50.
[32] Natella F, Nardini M, Giannetti I, Dattilo C, Scaccini C. Coffee drinking influences plasma antioxidant capacity in humans. J Agric Food Chem 2002; 50: 6211-16.
[33] Olthof MR, Hollman PC, Zock PL, Katan MB. Consumption of high doses of chlorogenic acid, present in coffee, or of black tea increases plasma total homocysteine concentrations in humans. Am J Clin Nutr 2001; 73: 532-38.
[34] Robertson D, Wade D, Workman R, Woosley RL, Oates JA. Tolerance to the humoral and hemodynamic effects of caffeine in man. J Clin Invest 1981; 67:1111-17.
[35] McCarty MF. A chlorogenic acid-induced increase in GLP-1 production may mediate the impact of heavy coffee consumption on diabetes risk. Med Hypotheses 2005; 64: 848-53.
[36] Petrie HJ, Chown SE, Belfie LM, Duncan AM, McLaren DH, Conquer JA, Graham TE. Caffeine ingestion increases the insulin response to an oral-glucose-tolerance test in obese men before and after weight loss. Am J Clin Nutr 2004; 80: 22-28.
[37] McCarty MF. A chlorogenic acid-induced increase in GLP-1 production may mediate the impact of heavy coffee consumption on diabetes risk. Med Hypotheses 2005; 64: 848-53.
[38] Shearer J, Farah A, de Paulis T, Bracy DP, Pencek RR, Graham TE, Wasserman DH. Quinides of roasted coffee enhance insulin action in conscious rats. J Nutr 2003; 133: 3529-32.
[39] . Nygard O, Refsum H, Ueland PM, Stensvold I, Nordrehaug JE, Kvale G, Vollset SE. Coffee consumption and plasma total homocysteine: The Hordaland Homocysteine Study. Am J Clin Nutr 1997; 65:136-143.
[40] Grubben MJ, Boers GH, Blom HJ, Broekhuizen R, de Jong R, van Rijt L, de Ruijter E, Swinkels DW, Nagengast FM, Katan MB. Unfiltered coffee increases plasma homocysteine concentrations in healthy volunteers: a randomized trial. Am J Clin Nutr 2000; 71: 480-84.
[41] Christensen B, Mosdol A, Retterstol L, Landaas S, Thelle DS. Abstention from filtered coffee reduces the concentrations of plasma homocysteine and serum cholesterol—a randomized controlled trial. Am J Clin Nutr 2001; 74: 302-07.
[42] Urgert R, van Vliet T, Zock PL, Katan MB. Heavy coffee consumption and plasma homocysteine: a randomized controlled trial in healthy volunteers. Am J Clin Nutr 2000; 72: 1107-1110.
[43] Esposito F, Morisco F, Verde V, Ritieni A, Alezio A, Caporaso N, Fogliano V. Moderate coffee consumption increases plasma glutathione but not homocysteine in healthy subjects. Aliment Pharmacol Ther 2003; 17: 595-601.
[44] Verhoef P, Pasman WJ, Van Vliet T, Urgert R, Katan MB. Contribution of caffeine to the homocysteine-raising effect of coffee: a randomized controlled trial in humans. Am J Clin Nutr 2002; 76: 1244-48.
[45] Olthof MR, Hollman PC, Zock PL, Katan MB. Consumption of high doses of chlorogenic acid, present in coffee, or of black tea increases plasma total homocysteine concentrations in humans. Am J Clin Nutr 2001; 73: 532-38.
[46] Jee SH, He J, Whelton PK, Suh I, Klag MJ. The effect of chronic coffee drinking on blood pressure: a meta-analysis of controlled clinical trials. Hypertension 1999; 33: 647-52.

[47] Tverdal A, Stensvold I, Solvoll K, Foss OP, Lund-Larsen P, Bjartveit K. Coffee consumption and death from coronary heart disease in middle aged Norwegian men and women. BMJ 1990; 300: 566-69.

[48] Hakim AA, Ross GW, Curb JD, Rodriguez BL, Burchfiel CM, Sharp DS, Yano K, Abbott RD. Coffee consumption in hypertensive men in older middle-age and the risk of stroke: the Honolulu Heart Program. J Clin Epidemiol 1998; 51: 487-94.
[49] Rosengren A, Wilhelmsen L. Coffee, coronary heart disease and mortality in middle-aged Swedish men: findings from the Primary Prevention Study. J Intern Med 1991; 230: 67-71.
[50] Murray SS, Bjelke E, Gibson RW, Schuman LM. Coffee consumption and mortality from ischemic heart disease and other causes: results from the Lutheran Brotherhood study, 1966-1978. Am J Epidemiol 1981; 113: 661-67.
[51] Kleemola P, Jousilahti P, Pietinen P, Vartiainen E, Tuomilehto J. Coffee consumption and the risk of coronary heart disease and death. Arch Intern Med 2000; 160: 3393-3400.
[52] Andersen LF, Jacobs DR Jr, Carlsen MH, Blomhoff R. Consumption of coffee is associated with reduced risk of death attributed to inflammatory and cardiovascular diseases in the Iowa Women's Health Study. Am J Clin Nutr 2006; 83: 1039-1046.
[53] Greenland S. A meta-analysis of coffee, myocardial infarction, and coronary death. Epidemiology 1993; 4: 366-74.
[54] Myers MG, Basinski A. Coffee and coronary heart disease. Arch Intern Med 1992; 152: 1767-72.
[55] Murray SS, Bjelke E, Gibson RW, Schuman LM. Coffee consumption and mortality from ischemic heart disease and other causes: results from the Lutheran Brotherhood study, 1966-1978. Am J Epidemiol 1981; 113: 661-67.
[56] Rosengren A, Dotevall A, Wilhelmsen L, Thelle D, Johansson S. Coffee and incidence of diabetes in Swedish women: a prospective 18-year follow-up study. J Intern Med 2004; 255: 89-95.
[57] Kleemola P, Jousilahti P, Pietinen P, Vartiainen E, Tuomilehto J. Coffee consumption and the risk of coronary heart disease and death. Arch Intern Med 2000; 160: 3393-3400.
[58] Ross GW, Abbott RD, Petrovitch H, Morens DM, Grandinetti A, Tung KH, Tanner CM, Masaki KH, Blanchette PL, Curb JD, Popper JS, White LR. Association of coffee and caffeine intake with the risk of Parkinson disease. JAMA. 2000; 2283: 2674-79.
[59] D'Avanzo B, Santoro L, Nobill A, La Vecchia C. Coffee consumption and serum cholesterol. GISSI-EFRIM Study Group. Prev Med 1993; 22: 219-224.
[60] Strandhagen E, Thelle DS. Filtered coffee raises serum cholesterol: results from a controlled study. Eur J Clin Nutr. 2003; 57: 1164-68.
[61] Jee SH, He J, Appel LJ, Whelton PK, Suh I, Klag MJ. Coffee consumption and serum lipids: a meta-analysis of randomized controlled clinical trials. Am J Epidemiol 2001; 153: 353-62.
[62] Thelle DS, Arnesen E, Forde OH. The Tromso heart study. Does coffee raise serum cholesterol? N Engl J Med 1983; 308:1454-57.
[63] Urgert, R., van derWeg, G., Kosmeijer-Schuil, T.G., van de Bovenkamp, P.,Hovenier, R., and Katan, M.B.. Levels of the cholesterol-elevating diterpenes cafestol and kahweol in various coffee brews. J Agric Food Chem 1995; 43: 2167-72.
[64] Halvorsen B, Ranheim T, Nenseter MS, Huggett AC, Drevon CA. Effect of a coffee lipid (cafestol) on cholesterol metabolism in human skin fibroblasts. J Lipid Res 1998; 39: 901-12.
[65] Post SM, de Wit EC, Princen HM. Cafestol, the cholesterol-raising factor in boiled coffee, suppresses bile acid synthesis by downregulation of cholesterol 7 alpha-hydroxylase and sterol 27-hydroxylase in rat hepatocytes. Arterioscler Thromb Vasc Biol 1997; 17: 3064-70.
[66] van Tol A, Urgert R, de Jong-Caesar R, van Gent T. The cholesterol-raising diterpenes from coffee beans increase serum lipid transfer protein activity levels in humans. Atherosclerosis 1997; 132: 251-54.
[67] de Roos B, Caslake MJ, Stalenhoef AF, Bedford D, Demacker PN, Katan MB, Packard CJ. The coffee diterpene cafestol increases plasma triacylglycerol by increasing the production rate of large VLDL apolipoprotein B in healthy normolipidemic subjects. Am J Clin Nutr 2001; 73: 45-52.
 

 

 

Agentes bacterianos y factores contribuyentes asociados a brotes de enfermedades transmitidas por alimentos en Ciudad de La Habana 2006 -2008.

Facultad de Ciencia Médicas Manuel Fajardo

CMHEM – Plaza de la Revolución

Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos

Título: Agentes bacterianos y factores contribuyentes asociados a brotes de enfermedades transmitidas por alimentos en Ciudad de La Habana 2006 -2008.

Autor: Dra. Brady Antonia Robert Maceo

Tutor: MSc. Dra. Yamila Puig Peña

Plaza de la Revolución

2010

RESUMEN

Se realizó un estudio descriptivo retrospectivo de 130 brotes de ETA, analizados en el Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos, con el objetivo de determinar las bacterias patógenas y los factores contribuyentes de los brotes de enfermedades transmitidas por alimentos en Ciudad de La Habana durante el 2006-2008. En la investigación, los microorganismos patógenos identificados con mayor frecuencia como agente causal de brotes, fueron Staphylococcus y Clostridium perfringens. Al analizar todos los aislamientos en el 17% de los brotes se determinó la presencia de dos microorganismos. La mayor diversidad de aislamiento de patógenos se observó en los comedores obreros, por C. perfringens determinado en 10 brotes principalmente en carnes y productos cárnicos. Los brotes familiares fueron ocasionados con más frecuencia por Salmonella y Staphylococcus. Las carnes y productos cárnicos, fueron los
alimentos más implicados en brotes en el 47, 8%, seguido de los productos de repostería 20, 2%. Mas del 50% de los alimentos estudiados presentaron una calidad microbiológica no aceptable, los que estuvo relacionado con la presencia de microorganismos patógenos, en brotes procedentes principalmente de lugar donde fue consumido el alimento con relación a los alimentos procedentes de los lugares en los que se elaboraron y consumieron en el mismo sitio. El insuficiente tiempo y temperatura durante la cocción y el calentamiento o recalentamiento del alimento, la inadecuada  conservación en frío o caliente y la contaminación cruzada con alimentos crudos fueron los factores contribuyentes que más incidieron en la ocurrencia de brotes.

La Tesis a texto completo impresa se encuentra disponible en la Biblioteca del Hospital Comandante Manuel Fajardo.

Manejo nutricional y seguimiento de los pacientes con galactosemia atendidos en una consulta multidisciplinaria.

Universidad de Ciencias Médicas de La Habana

Facultad de Medicina Comandante Manuel Fajardo

Hospital Pediatrico Universitario Pedro Borras Astorga

Título: Manejo nutricional y seguimiento de los pacientes con galactosemia atendidos en una consulta multidisciplinaria.

Autora: Dra. Ursula Hilaria Carrillo Estrada

Tutora: Dra. Georgina Maria Zayas Torriente

Asesora: Dra. Maria Del Carmen Toledo Marrero

La Habana

2010

RESUMEN

El presente trabajo tiene como objetivo mostrar mediante un estudio observacional, descriptivo y retrospectivo y descriptivo, los resultados obtenidos en el manejo nutricional de los pacientes diagnosticados de galactosemia, tratados y seguidos en la consulta de Nutrición del Hospital Pediátrico Universitario Pedro Borras Astorga en Ciudad de la Habana en el periodo comprendido desde Marzo del 2008 a Marzo del 2009. Se evaluaron las historias clínicas de 13 pacientes a los cuales se les sometió a régimen dieto terapéutico estricto. Se analizaron los indicadores: edad, sexo, peso, talla, perímetro braquial y manifestaciones clínicas más importantes en las que se precisó edad de inicio de los primeros síntomas . Predominó el sexo femenino 61,5%. Las manifestaciones clínicas mas frecuentes fueron las diarreas 61.5 %., letargia y crisis de hipoglucemia 15.4%., colestasis hepática 7.7% ., cataratas 1 5.4% . Las crisis se iniciaron a los pocos días de nacidos con la introducción de la lactancia materna. La mayoría (69,2 % ) tenían comprometido su estado nutricional por defecto en el momento del diagnostico. Al imponer régimen dieto terapéutico se apreció una mejoría notable de su cuadro clínico en un 99% de los casos quedando evidenciado la efectividad del mismo.

La Tesis a texto completo impresa se encuentra disponible en la Biblioteca del Hospital Comandante Manuel Fajardo.

Hábitos alimentarios y actividad física; su relación con la intensidad del síndrome climatérico.

Universidad de Ciencias Médicas de La Habana

Facutad de Ciencias Médicas Manuel Fajardo

Título: Hábitos alimentarios y actividad física; su relación con la intensidad del síndrome climatérico.

Autora: Dra. Lisset Rodríguez Baz-Reguera. Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Policlínico Docente 19 de Abril. Plaza de la Revolución

Tutor: MSc. Dra. Ana Mary Fernández Milán. Especialista en M G I, en Ginecología y Obstetricia. Máster en Climaterio y Menopausia

La Habana, Cuba

2016

RESUMEN

Introducción: Los cambios culturales que se han producido en nuestra sociedad como dietas inadecuadas y falta de actividad física han contribuido a la obesidad y la aparición de enfermedades crónicas en la mujer de edad mediana. Objetivo: Determinar la influencia de los hábitos alimentarios y la actividad física en la intensidad del Síndrome Climatérico. Método: Se realizó un estudio analítico, de corte transversal, se estudiaron 150 mujeres de edades comprendidas entre 40 y 59 años, de un consultorio médico del Policlínico “19 de abril. Se aplicó un modelo de recolección de datos primario, un instrumento para clasificación del Síndrome Climatérico elaborado por Julia Pérez Piñeiro. Resultados: Predominó el grupo etario de 45 a 49 años, el 52% de las mujeres eran blancas, el 29% terminó el Pre Universitario, el 56 % eran trabajadoras, el 45% se encontraban casadas, el 58 % se encontró en los primeros estadios de la etapa del climaterio, no tenían hábitos alimentarios adecuados y no realizaban ejercicios físico el 72 % de las mujeres del estudio en las que se encontró un índice de masa corporal elevado representando el 42.67 %, observamos que el 70,4% de las mujeres que no realizaban ejercicios físicos presentaron síntomas psicológicos severos y en el 54,60 % predominó intensidad severa los síntomas genitourinarios. Encontramos que el 56,50 % de las mujeres con hábitos alimentarios no saludables presentaron síntomas circulatorios moderados, y el 54,60% presentó síntomas severos genitourinarios. Concluimos: Los hábitos alimentarios no saludables y la no realización de actividad física favorecen la aparición de síntomas de moderados a severos del síndrome climatérico, con un predominio de los síntomas psicológicos, genitourinarios y circulatorios.

Palabras Claves: Climaterio y Menopausia, Síndrome Climatérico, Hábitos Alimentarios, Actividad Física.

La Tesis a texto completo impresa se encuentra disponible en la Biblioteca del Hospital Comandante Manuel Fajardo.

Malnutrición por defecto de las gestantes en el Hogar Materno Ismaelillo 2004 – 2006

Instituto Superior de Ciencias de la Médicas.

Facultad No. 2 Comandante Manuel Fajardo.

Hospital Ginecobstétrico Ramón González Coro

Título: Malnutrición por defecto de las gestantes en el Hogar Materno Ismaelillo 2004 – 2006

Autor: Dra. Martha Patricia Couret Cabrera. Especialista de primer Grado en Ginecobstetricia

Tutor: Dra. Bertha Rosana Rodríguez Anzardo. Especialista de 2do Grado en Nutrición y Endocrinología

2008

RESUMEN

OBJETIVO: Identificar la malnutrición por defecto en las gestantes ingresadas en el hogar materno y relacionarlas con algunas variables biológicas y de laboratorio, así como su relación con el peso del recién nacido. PACIENTES Y MÉTODOS: Realizamos un estudio observacional descriptivo–retrospectivo de 448 embarazadas ingresadas en el Hogar Materno Ismaelillo en el trienio 2004-2006. Para la determinación del estado nutricional, utilizamos el índice de masa corporal. Empleamos los software StatGraphic Plus V5, 0 y Excel 2007 para el procesamiento estadístico y los test para la comparación test t-test y F-test para la comparación de medias y deviaciones entre los diferentes grupos. RESULTADOS: Detectamos que el 25% de la población analizada presentaba problemas de malnutrición por defecto. En relación a la edad, se encontró asociación entre la adolescencia y la desnutrición. En cuanto a la estadía promedio, esta fue de 28 días. En relación a las cifras de hemoglobinas, se encontró una fuerte asociación entre el bajo peso materno y la anemia en el grupo estudiado. En relación al peso materno, existió incremento del peso de las gestantes al egresar del hogar materno. No hubo relación estadística significativa en nuestro estudio entre la desnutrición materna y el bajo peso del recién nacido para la edad gestacional.
CONCLUCIONES: Las acciones en los hogares maternos en cuanto al tratamiento de la anemia y el incremento del peso corporal parece haber ejercido excelentes resultados en el peso de los recién nacidos, según nuestros resultados.

La Tesis a texto completo impresa se encuentra disponible en la Biblioteca del Hospital Comandante Manuel Fajardo.

Terapia profiláctica con Insulina en Diabéticas gestacionales. (Estudio preliminar)

Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana.

Facultad Manuel Piti Fajardo.

Hospital Ginecobstétrico Ramón González Coro

Título: Terapia profiláctica con Insulina en Diabéticas gestacionales (Estudio preliminar)

Autor: Dr. Frank Caravia Bernaldo. Especialista de primer grado en Medicina General Integral.

Tutor: DrC. Dr. Lemay Valdés Amador. Investigador de Mérito. Especialista de 2do Grado en Obstetricia y Ginecología. Profesor Titular Consultante.

Asesor: Dr. Teddy Osmín Tamargo Barberito. Máster en Salud Pública. Especialista de 1er. Grado en MGI. Especialista de 1er Grado en Bioestadística. Profesor Auxiliar.

Ciudad de La Habana

2008.

RESUMEN

Una investigación explicativa de tipo experimental fue realizada con el objetivo de evaluar la eficacia del tratamiento profiláctico con insulina humana en la diminución de las complicaciones maternas y perinatales en pacientes diabéticas gestacionales con alto riesgo de necesidad de insulina. El universo de estudio comprendió 230 gestantes diagnosticadas con DMG (PTG con 75 gramos) en el servicio diabetológico del Hospital Ramón González Coro (enero de 2004 – agosto de 2008) con criterio de dietoterapia convencional y la presencia de al menos un fator de riesgo hiperglucemiante tardío. La muestra fue dividida de manera aleatoria en dos grupos de 115 pacientes. Al grupo experimental, se le aplicó dietoterapia más insulina profiláctica (0,3 UI/Kg en tres subdosis); y al grupo control solo se le aplicó dietoterapia. Aquella que no mantuviera un control metabólico adecuado se le adicinó insulina a dosis convencional. Con la utilización de la insulina profiláctica en gestantes diabéticas se obtuvo reducción de la tasa de masocromía neonatal y la morbimortalidad neonatal; a la vez que no se pudo disminuir la mortalidad materna, cuando se compara con pacientes tratadas con dieta solamente. Los factores de riesgo hiperglucemiantes tardíos que más se asocian a la insulinorresistencia gestacional son la DMG previa, la mortalidad perinatal previa y la hiperglucemia en ayuna. La insulinoterapia profiláctica a dosis fijas se puede considerar como tratamiento seguro por su poca asociación con hipoglucemias maternas y la ausencia de relación con el CIUR.

La Tesis a texto completo impresa se encuentra disponible en la Biblioteca del Hospital Comandante Manuel Fajardo.

La Encuesta de Metcoff como instrumento en la evaluación nutricional del recién nacido prematuro. Hospital González Coro. 2009

Universidad de Medicina de La Habana

Facultad “Comandante Manuel Fajardo”

Hospital Ginecobstétrico Docente “Ramon Gonzalez Coro”

Servicio de Neonatologia

Título: La Encuesta de Metcoff como instrumento en la evaluación nutricional del recién nacido prematuro. Hospital González Coro. 2009

Autora: Dra. Danys Velázquez Noda. Especialista de Primer grado en Medicina General Integral. Especialista de Primer grado en Neonatología.

Tutora: Dra. Silvia Porto Rodríguez. Especialista de Segundo Grado en Pediatría. Profesora Auxiliar de Pediatría

Asesor: Dr. Sergio Santana Porbén. Especialista de Segundo Grado en Bioquímica Clínica. Profesor Instructor de Bioquímica Clínica.

Ciudad de la Habana

2009

Resumen:

La evaluación nutricional del recién nacido constituye uno de los aspectos mas importantes en su valoración integral ya que la nutrición es la base de su crecimiento y desarrollo posterior. El objetivo fundamental de este trabajo fue determinar la utilidad de la encuesta de Metcoff para la evaluación nutricional de los recién nacidos pretérmino, tomando como referencia otros métodos ya utilizados. Para ello se realizó un estudio descriptivo y prospectivo en 70 neonatos prematuros nacidos entre Junio del 2007 – Enero del 2009, en el Hospital Gineco-Obstétrico “Ramón González Coro”, de Ciudad de La Habana.
Se evaluaron aspectos perinatales, antropométricos y clínicos en el momento del nacimiento y con las variables antropométricas se sacaron diferentes índices para la clasificación del neonato desde el punto de vista nutricional, además se le aplicó la encuesta de Metcoff a todos los recién nacidos con este mismo fin. Se encontró un igual  predominio de hembras y varones y el 97.2% estaba comprendido entre 29 y 36 semanas, siendo el mayor porcentaje el de 31 semanas y presentaron morbilidad el 90% de los neonatos. Los parámetros antropométricos se mantuvieron esencialmente constantes para todas las edades gestacionales excepto la circunferencia cefálica que se incrementó a medida que avanzó la EG. En este estudio encontramos que existe una asociación significativa entre el método de  Metcoff y los indicadores utilizados y dicho método tiene gran sensibilidad y escasa especificidad al relacionarlo con
los otros métodos.

La Tesis a texto completo impresa se encuentra disponible en la Biblioteca del Hospital Comandante Manuel Fajardo.

Contenido sindicado
Desarrollado por Drupal, un Sistema de Gestión de Contenidos (SMS) de recursos abiertos (open source).